La Asamblea de Pueblos Indígenas (API) denunció que su militancia del Istmo de Tehuantepec y de la Sierra Norte, afectada por los recientes sismos y las lluvias, sobreviven en condiciones precarias, debido a la desatención del gobierno estatal.

El dirigente de la organización, Uriel Díaz Caballero, dijo que sus compañeros de diferentes comunidades de 40 municipios se encuentran “casi en la calle”, ante las afectaciones severas en su patrimonio.

Subrayó que los daños se incrementaron ante las recientes lluvias torrenciales provocadas por distintos fenómenos meteorológicos.

Sin embargo, destacó que sus compañeros del Istmo de Tehuantepec, principalmente de comunidades de municipios distantes, como San Miguel Tenango, San Pedro Huamelula, Santiago Astata, Santiago Lachiguiri, Santo Domingo Chihuitán y San Pedro Huilotepec, así como San Miguel y Santa María Chimalapa, han recibido poca ayuda humanitaria, a pesar su condición de damnificados.

Con información de NVI Noticias