Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que se conmemora este 25 de noviembre, el edificio sede del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe (FILAC) se iluminó de color naranja. Esta acción es parte de la Campaña “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres”, desarrollada por los Organismos Iberoamericanos en conjunto para la incorporación de la perspectiva de género a su trabajo.

“Esta fecha, en la que el FILAC se ha sumado al movimiento global que promueve Naciones Unidas para continuar luchando contra toda forma de violencia que sufrimos las mujeres de distintos pueblos y comunidades en todo el mundo, nos debe hacer reflexionar para cambiar actitudes, cambiar relaciones de desigualdad entre mujeres y hombres, para que todos y todas podamos gozar plenamente de nuestros derechos humanos”, señaló la Dra. Mirna Cunningham, Presidenta del Consejo Directivo del FILAC.

 

Por su parte, la Embajadora de la República de El Salvador en Bolivia, Maddelin Brizuela, reflexionó sobre las acciones que deben asumir los gobiernos y la población para erradicar la violencia. “Hoy debemos luchar por mejores condiciones para nuestras mujeres y esto incluye a niñas, adolescentes, indígenas, afrodescendientes, con discapacidad, adultas mayores. La demanda de igualdad de oportunidades y las mejoras del sistema judicial deben continuar siendo la punta de lanza para alcanzarlas. El Salvador se suma a las voces de todas las mujeres para poner fin a la violencia”, dijo.

La Especialista en Violencia contra la Mujeres de ONU Mujeres, Cecilia Enríquez, enfatizó que la violencia contra la mujer “es una violación a los derechos humanos, un problema de salud pública y de justicia social. En Bolivia, de acuerdo a datos de la Encuesta de Prevalencia de la Violencia, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y el Ministerio de Justicia en 2016, se estima que el 74.7% de mujeres han sido víctimas de algún tipo de violencia en algún momento de su vida. Este dato se incrementa en el área rural donde el promedio es de 83.7%”.

 

Asimismo, Segundina Flores, Secretaria Ejecutiva de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa”, invitó a las diferentes instituciones a sumarse a esta campaña. “Debemos tener un trabajo de coordinación, donde las organizaciones, instituciones privadas y estatales, universidades, prensa, colegios, deben poner en práctica la normativa que existe en Bolivia”.

Desde el FILAC, el Secretario Técnico, Álvaro Pop, destacó que esta Campaña visibiliza una herida, que nos llama a cambiar, hombres y mujeres, para el futuro. “Por esto cualquier esfuerzo que hagamos tiene que ser un esfuerzo consciente y para las siguientes generaciones”, detalló. El FILAC ha decido priorizar el trabajo con mujeres y jóvenes porque apuesta al futuro, afrontando el presente. Álvaro Pop, concluyó el acto con el encendido de las luces naranjas e invitando desde la Secretaria Técnica del FILAC a avanzar en la lucha contra la violencia hacia las mujeres y niñas.