La Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic, denunció el riesgo de “exterminio estadístico” que sufren las comunidades ancestrales en el proceso del Censo Nacional de Población y Vivienda 2018 realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, (Dane).

Ante ello, el DANE dirigido por Mauricio Perfetti, aseguró, por medio de un comunicado, que desde noviembre de 2015 viene adelantando procesos de consulta previa con los pueblos indígenas para el Censo, esto en el marco del reconocimiento de un derecho fundamental definido en el Convenio 169 de la OIT, la Ley 21 de 1991 y demás jurisprudencia étnica.

“Estos procesos fueron realizados con las organizaciones indígenas nacionales que forman parte de la Mesa Permanente de Concertación, MPC; Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic; Organización Nacional de los pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana, Opiac; Confederación Indígena Tayrona , CIT; Autoridades Indígenas de Colombia por la Pachamama, Aico, y Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia. Igualmente se desarrollaron consultas previas con los pueblos indígenas que no tienen asiento en la MPC, Gran Resguardo Unificado Selva Mataven, Pueblo Cofán, Pueblo Wayuu y Pueblo Kogui. Todo ello con el acompañamiento del Ministerio del Interior y de la Procuraduría General de la Nación”, afirma el Dane, a través de un comunicado.

No obstante, la Onic insistió que el Dane incumplió varios acuerdos pactados con las comunidades con el objetivo de asegurar un recuento “de calidad” de la población indígena del país.

Además, aseguró que habían acordado con el Dane la contratación de 1.937 trabajadores indígenas para la realización del censo en esos territorios, una cifra que se cumplió.

Finalmente, la entidad precisó que si bien “la Onic no está interesada en continuar con este mecanismo participativo, no debe convertirse en excusa para deslegitimar un proceso de consulta y concertación de dos años”.

Con información de El Nacional